¡ESTO ES UN EQUIPO!

Sí, para bien o para mal, el padel se juega en equipo. ¿Lo bueno? Cuando ganas la alegría se comparte y cuando pierdes el “disgusto” también. ¿Lo malo? Es el deporte de equipo más injusto, como siempre digo, ya que no hay ni siquiera un tercero que medie en caso de “conflicto”. Además, se comparten muchas horas fuera de pista y congeniar dentro y fuera de la pista no siempre es tarea fácil.

En el caso del padel profesional, éste es uno de los temas en mi opinión menos profesionales. Se queda con alguien para jugar normalmente todo el año, de palabra  y sin contrato de por medio, y ello, como el jugar en equipo, tiene su parte positiva y su parte negativa. Yo le veo más parte negativa, ya que en cualquier momento tu pareja puede dejarte tirado sin consecuencias, y la palabra se va al traste. Y esto pasa cada vez más.

Cada año veo más parejas que aguantan poco. No es nada fácil adaptarse al juego de un nuevo compañero. Requiere paciencia, esfuerzo por ambas partes, entrenamiento y predisposición a que las cosas vayan bien. Los hay resultadistas, que en cuanto se pierden un par de partidos es que la cosa no funciona, y otros (cada vez menos) que deciden confiar y seguir trabajando por el equipo.

Os imagináis un Atlético de Madrid que en Octubre dijera “ya no quiero a mis jugadores porque las cosas no me van bien, cambio plantilla por la del Valencia que va segundo!”. Es vedad que la comparación no es tan así, porque existe el mercado de invierno y se puede fichar y vender jugadores y porque cuentan con plantillas de 30 jugadores, pero en esencia sirve. O no es en teoría más fácil congeniar con uno que con 30?

En mi caso, este año fue un poco especial. Terminada la temporada 2014 junto a Victoria Iglesias, decidimos seguir jugando juntas. Sin embargo, tras la retirada de Iciar Montes a finales de diciembre tras disputarse el Master del WPT, el baile de parejas que se suele dar en noviembre para el año siguiente, volvió a escena y me tocó ser la “damnificada”. A Victoria le llamó Cata Tenorio, una de las mejores jugadoras de todos los tiempos, y, como es comprensible, y tras hablar conmigo, le dijo que sí. Y digo es comprensible porque era una oportunidad inmejorable para ella: jugar al lado de una de las actuales 10 mejores jugadores del mundo, que lleva más de una década ahí, con la que entraba entre las 8 mejores parejas (que salen una ronda adelantadas) por los puntos y con la que podía aprender y sumar.

Por mi parte, empecé el año jugando con otra joven jugadora, Tamara Icardo, con la que jugué los dos primeros torneos del año, en los que perdimos en 1ª ronda de cuadro final. Tras ambas derrotas, ella consideró que era oportuno cambiar.

Hablé con Cynthia Pérez para jugar el Campeonato de España y al final quedamos para jugar toda la temporada. Al principio nos costó adaptarnos un poco: ella vive en Alicante y yo en Madrid y entrenar juntas se complica por nuestros trabajos, que no podemos dejar de lado porque es lo que nos da de comer y nos permite costearnos los viajes y entrenamientos para poder jugar. No empezamos muy bien y tuvimos algún resultado que nos podría haber hecho plantearnos la separación. Pero con paciencia y confianza en nuestro juego, y haciendo el esfuerzo por ambas partes de jugar algún torneo más fuera del calendario World Padel Tour, hemos conseguido un objetivo que nos propusimos: entrar directas en cuadro final (entran 20 parejas directas y 4 de previa), ya que a pesar de que yo terminé pareja 15 junto a Victoria, Cynthia partía este año sin puntos porque 2013 y 2014 no jugó el Circuito, por lo que nos ha tocado jugar previa todo el año.

Porque confiamos, trabajamos y hemos tenido paciencia las cosas funcionan!

Os dejo un vídeo que el programa malagueño “Vamos Padel”, al que agradezco la grandísima labor que hace por el padel,  nos grabó a finales de Julio con motivo del World Padel Tour Málaga Master, en el que se nos ve jugando juntas y en el que hablo un poquito de mi compañera.

Publicado por

Esther Lasheras

Jugadora profesional de padel.32 años.Madrid